La web original de MadTeam, online desde 1997
Entrar | Registrate
Madteam > Rutas y Reseñas » Alpinismo » Pirineo » Monte Perdido (3.355m). Ascensión clásica desde Ordesa.
 
 
 
 
 
 
Añadir reseña | Subir track

Monte Perdido (3.355m). Ascensión clásica desde Ordesa.

Alpinismo  

Zona: Pirineo · Parquer Nacional de Ordesa y Monte Perdido   Autor: Suitxi



Enviar a tus amigos      Versión para impresión

Introducción Ascensión en dos días al Monte Perdido (3.355m) en solitario.

Descripción La canícula pasa rápidamente, así que he aprovechado el fin de semana libre para realizar una marcha que tenía planeada desde hacía meses. Las previsiones meteorológicas eran buenas y mi ánimo el mejor. Además, estaba el aliciente de realizar la ascensión en solitario a un tres mil, a una cima importante como es el Monte Perdido (3.355m), tercera altura del Pirineo. Una experiencia inolvidable...

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, 9 y 10 de agosto de 2008.


ASCENSIÓN

Pirineo Central, P. N. de Ordesa y Monte Perdido: Monte Perdido desde Torla.

Duración: Día 1: Torla-Pradera de Ordesa-Clavijas de Soaso-Refugio de Góriz. 15h a 19h50. Día 2: Refugio de Góriz-Monte Perdido-Refugio de Góriz-Pradera de Ordesa. 7h50 a 16h30.

Desnivel positivo acumulado: 2325m.

Tiempo: Sol y nubes.


ITINERARIO

Ruta de dos días, saliendo de la localidad oscense de Torla por el GR.11 en dirección a la Pradera de Ordesa, Circo de Soaso, Refugio de Góriz y cima de Monte Perdido. Vuelta por el mismo itinerario, cogiendo el bus en Pradera de Ordesa.




DIFICULTAD

Fácil, senda ancha hasta Góriz. Desde Góriz senda discontinua con pequeñas trepadas hasta Lago Helado. Última parte, pala con Escupidera, 30-35º, expuesta pero no presenta problemas sin nieve.


DESCRIPCIÓN

Llego a Torla hacia las 14 horas del 9 de agosto, tras una comida me dispongo a ponerme en marcha hacia el Valle de Ordesa. A las 15 horas tomo el GR.11, que sale de Torla por la parte baja del pueblo, justo después del túnel para vehículos. Cruzo un puente sobre el río Ara y cojo el camino que indica "Ordesa por Turieto". La senda sube y baja hasta llegar al recodo del río, cerca del Puente de los Navarros. Ahí se empina y comienza la ascensión hacia la Pradera. El camino es precioso y merece mucho la pena hacerlo.

Tras hora y media de caminata, llego a la Pradera de Ordesa (1.300m). Allí veo que está todo muy estudiado para el turismo, restaurante y tienda de recuerdos incluidos. También hay unos baños y un edificio de información, amén de una parada de autobús y un amplio aparcamiento.

Me paro a comer un poco y atravieso la zona recreativa hacia el interior del valle. Tomo el camino que recorre la parte izquierda del río, en el sentido de la marcha. El camino es maravilloso, pasando por bosques de hayas y al lado de saltos de agua. Hay una gran cantidad de miradores. El aliento fresco de las cascadas nos hace el esfuerzo menos duro.

Poco a poco vamos ascendiendo por el el cañón hasta llegar a los Llanos de Soaso (1.700m), no sin antes deleitarnos con el espectáculo que ofrecen las Gradas de Soaso (1.650m), maravilla natural producto de miles de años de erosión fluvial. Una vez en los Llanos, observamos el amplio Circo de Soaso en cuya pared se encuentra la famosa cascada de la Cola de Caballo, uno de los mayores atractivos del Parque Nacional. A su derecha, nuestra vía de ascensión: las Clavijas de Soaso.

La senda asciende abruptamente por una pedrera hasta desaparecer en el murallón del circo, aquí se encuentran las célebres clavijas, muy accesibles gracias a los clavos y las cadenas allí instaladas para facilitar la ascensión. Es un itinerario que nos ayuda a salvar un importante desnivel en poco tiempo, pero conviene estar en buena forma y no tener vértigo. Existe una senda que asciende por la pared norte del valle para sortear este paso.

En lo alto del circo retomamos el camino que nos ha de conducir hasta el Refugio de Góriz (2.200m). Llego al atardecer, muchas tiendas de campaña ya están montadas y busco un sitio para instalar la mía. Después voy al refugio a probar suerte con la cena, consigo cenar gracias a que habían fallado otros montañeros, el guarda me comenta que para cenar hay que pedirlo hacia las 17h como muy tarde. Las taquillas también están todas alquiladas. Para colmo, el guarda me indica que tengo que dejar mis botas en un armario y coger chancletas para entrar al comedor. Tengo que aprender a fiarme de la gente.

Me siento en una mesa con una pareja de Castellón y unos montañeros de Zaragoza. Muy simpáticos los cinco. Incluso fui a tomar un café con ellos tras el ágape. Tras esto, a dormir, hacia las 22h.

Como ya viene siendo habitual, casi no consigo conciliar el sueño. Esto me preocupa, puesto que al día siguiente tengo que afrontar una dura prueba y necesito estar en plenitud de facultades. No obstante, me levanto en buen estado y con la lección aprendida: la próxima vez me llevo los tapones.

Me encamino al refugio y tomo un buen desayuno, alto en calorías, consistente en un tazón de cereales con leche, dos bollos de pan rellenos de mermelada y dos magdalenas rellenas de chocolate, además compro dos bebidas isotónicas y una botella de agua para rellenar mis botellines. Tras recoger la tienda y hacer mi mochila vuelvo al refugio, tengo que dejar la tienda de campaña, 3 kilos menos para la subida. La dejo en una zona tradicional de depósito de material, en la pared del refugio, junto a la pasarela de los servicios. Allí veo muchas tiendas, mochilas, esterillas... esto me anima a dejar mi tienda, aunque pensándolo bien, tampoco me queda más remedio para tener éxito en mi empresa.

Comienzo la ascensión con buen ánimo y mucha compañía, son las 7h50 de la mañana y varios grupos de montañeros me indican el camino a seguir. Empiezo poco a poco, sabedor de que me queda un largo camino de vuelta tras la cima, aunque enseguida mi ritmo empieza a ser muy bueno. En un primer momento rodeamos un primer murallón situado justo encima del refugio, por senda, y continuamos hacia el Mar de Bloques. Siguiendo el evidente sendero nos encontramos con una pequeña fisura que salvamos sin problemas y pronto alcanzamos el Mar de Bloques, también llamado Caos de Rocas... los dos nombres dan buena fe de la zona. Seguimos los hitos de piedras para no dar vueltas innecesarias y llegamos a un segundo murallón de unos 8 metros en el que hay que apoyar las manos (I). Habilidad y decisión, es todo.

Poco después llegamos a una zona con un nevero, que atravesamos por el medio, puesto que el corredor de la rimaya no ofrece mucha seguridad, ascendemos por roca mojada, apoyando las manos para asegurarnos, y en poco minutos damos con el Lago Helado (2.980m). Comprobamos que ya no está helado sino a trozos y observamos hacia el SE la Escupidera, pala de gran inclinación frontal y lateral que da acceso a la cima del Monte Perdido. Está libre de nieve en buena parte y se puede subir con seguridad sin material duro.

Comenzamos a subir con la máxima precaución por este punto negro en cuanto a accidentes se refiere, la pedrera es incómoda, la pendiente severa. Hay que tener cuidado con la piedras que tiramos y con las que nos puedan venir encima. Tras unos 40 minutos de ascensión ganamos el hombro del Monte Perdido y en unos 5 minutos más hacemos cumbre (3.355m). Tercera altura del Pirineo y tope para mí. Estoy muy contento.

En la cima había unos 25 montañeros y montañeras, muchos de ellos franceses. Son las 10h15. Me como un bocadillo, me hidrato un poco y tomo las fotos de rigor observando el increíble paisaje que se extiende desde este punto. Unas vistas fantásticas. Todos los grandes del Pirineo Central. Estoy 30 minutos en la cumbre.

El camino de vuelta es idéntico al de subida hasta el Refugio de Góriz, donde recojo felizmente mi tienda de campaña, vuelvo a comer algo y a rellenar los botellines. Empiezo a descender a las 13h, a buen paso, aunque con una paliza encima y una mochila muy pesada. Al llegar a los altos del Circo de Soaso decido bajar por la senda, evitando las clavijas, inseguras con el peso que llevo encima y una fatiga creciente. El camino de vuelta por el valle se hace largo y me empiezan a doler los pies, víctimas del desnivel y del peso. Llego a las 16h20 a la parada del autobus, como un bocadillo de jamón, compro una botella de bebida isotónica y cojo el autobus de camino a Torla. 17h, fin del camino. Hasta la próxima Ordesa.

Salud y Montaña


MUCHO MÁS EN: http://miradoresdelmundo.blogspot.com
body { background: #FFF; }
 

 
Enviar a tus amigos      Versión para impresión

Comentarios
Enviado por Ori el sábado 26 de diciembre de 2009

“wenas, tengo pensado hacer la ruta, no tengo conocimientos de escalada, se puede hacer cumbre sin tramos de escalada?

Gracias”
Enviado por Suitxi el domingo 27 de diciembre de 2009

“Hola Ori, La ruta no precisa de conocimientos de escalada, es una ascensión que se puede hacer andando desde Torla o la Pradera de Ordesa en su integridad. El único peligro que tiene es la Escupidera, el último tramo de subida al Monte Perdido, que es expuesta con nieve y ha muerto mucha gente ahí por culpa de un resbalón. Por lo tanto, te recomiendo ir en época estival, una vez se encuentre libre de nieve.Un saludo”
Añadir nuevo comentario

Usuario de Madteam.net No usuario




Vista Previa

 
 
 
 
 


Contactar con Administrador Madteam.net (David Oliveras) (este NO es el contacto del club exc. madteam)


© David Oliveras 1997 - 2018Licencia de Creative Commons | Nota Legal | Política de cookies | BLOG
 
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para asegurarte una mejor experiencia. Al usar nuestro servicio, aceptas el uso de las mismas. Pulsa para ver más información sobre las cookies